domingo, 30 de noviembre de 2008

Tip y Top

Tip y Top fueron una pareja humorística española, de gran éxito en los años 50, formada por Luis Sánchez Polack, “Tip” (Valencia, 22 de julio de 1926 - Madrid, 8 de febrero de 1999) y Joaquín Portillo, “Top” (Madrid, 26 de febrero de 1911 - Madrid, 14 de agosto de 1994).
Luis Sánchez Polack, "Tip", ingresó en 1946 en el cuadro de intérpretes de Radio Madrid, donde Don Poeto Primavero de Quintillas (con Pototo y Boliche) fue uno de sus primeros trabajos como humorista.
Joaquín Portillo fue un actor, humorista y tenor cómico español que trabajaba también en el cuadro de actores de Radio Madrid.
Polack y Portillo se conocieron a mediados de los años cuarenta y congeniaron rápidamente. Transcurría el año 1948 cuando nació artísticamente la pareja Tip y Top. En nombre del dúo lo sugirió otro profesional de la emisora: Eduardo Ruiz de Velasco (Pototo).
Sus intervenciones en diferentes espacios de la Cadena SER pronto se hicieron populares. Cultivaron un humor del absurdo, rayano con el surrealismo, que hizo las delicias de los radioyentes, a los que apodaron Tipitopianos.

Además de sus programas de humor, ambos actores intervenían en otros espacios de Radio Madrid, algunos del prestigio de “Teatro del Aire”, otros, famosos seriales escritos por Guillermo Sautier Casaseca. Redactaban también infinidad de cuñas publicitarias, que llevaban la impronta de su humor del absurdo. Uno de los espacios de mayor audiencia era “Cabalgata Fin de Semana”, que dirigía y presentaba Bobby Deglané. Asimismo, colaboraron con aquel inolvidable locutor en unos “scketchs” sobre la actualidad futbolística de la Liga semanal.
Hacia 1957, desfilaron por los estudios del Paseo de la Habana de Madrid, sede por aquel entonces de la incipiente Televisión Española que apenas llevaba unos meses emitiendo.
Resulta curioso que no pudieron registrar el nombre de Tip y Top porque se les había anticipado en la Oficina de Registros y Patentes el propietario de una marca de cordones de zapatos, lo que no impidió que la pareja continuara durante trece años su inagotable tarea como guionistas y actores de humor.
Ambos intervinieron juntos en algunas películas, todas ellas comedias, como Amor sobre ruedas(1954), de Ramón Torrado; Manolo, guardia urbano (1956), de Rafael J. Salvia; Un ángel pasó por Brooklyn (1957), de Ladislao Vajda; Las chicas de la Cruz Roja (1958), de nuevo con Salvia o El día de los enamorados (1959), de Fernando Palacios.
La pareja se disolvió de forma amistosa en 1961. Años después, Polack retomaría el estilo creado junto a Portillo al formar con José Luis Coll uno de los dúos cómicos más famosos en España: Tip y Coll.
El show de Tip y Top recibió el Premio Ondas en 1955 como atracción nacional.
video

sábado, 29 de noviembre de 2008

EAJ-1 Radio Barcelona

El promotor y primer director de EAJ-1 Radio Barcelona, Josep María de Guillén García, junto al impresor y radioaficionado Eduardo Solá, fundaron en las primeras semanas del año 1923 la revista "Radiosola", especializada en Radio. Interesado desde muy joven con la telegrafía sin hilos, construyó en el año 1913 varios aparatos receptores con los que logró escuchar programas de fonía de Paris y Londres. Interesado por este campo empezó a estudiar la carrera de ingeniero, durante cuya época construyó un equipo receptor y otro transmisor diseñado por él mismo y con él logró enviar y recibir señales de Morse de una a otra orilla del estanque del Parque de la Ciudadela.
Finalizados sus estudios, se traslada a Paris donde se licencia en Ciencias en la Universidad de la Sorbona. Regresado ya a Barcelona, siguió experimentando con el deseo de montar una emisora; y mientras Ilegaba ese momento, para despertar la afición, logró llevar a Barcelona tres vehículos "Panhard-Levassor", que transportaban una estación radioeléctrica móvil y los elementos precisos para transmitir programas musicales y con palabra. Para lograrlo hubo de efectuar importantes gestiones en Paris. Los "Auto Radio" bajo el patrocinio de la revista Je sais tout y la emisora de París "Radiola", llegaron a Barcelona en el mes de septiembre de 1923.
AI frente de la expedición venía el ingeniero Gouineau y otros ingenieros, técnicos y operadores. El 22 de septiembre fue efectuada una emisión de prueba ante más de 25.000 personas. El transmisor fue instalado junto al túnel del Teatro Griego y los receptores en la explanada del recinto de la Exposición en el mismo Montjuich. Participaron el Sr. Guitart, la violinista Paillé, el profesor de clarinete Vives, el profesor de oboe Carles y el violinista Jaime Torrents, quien más tarde sería jefe de programas de la emisora.
El 23 de septiembre se repitió el experimento en el Palau de la Música Catalana ante el Capitán General y el Alcalde de Barcelona. A partir de entonces, Guillén García se propuso instalar una emisora en Barcelona, para lo que se puso en contacto con aficionados y comerciantes (socios con suficiente patrimonio para fundarla), "docenas de miles de pesetas”, según la prensa de la época hicieron falta para arrancar, y se lanzaron a la aventura.
Guillén García promovió la creación de la Asociación Nacional de Radiodifusión, de la que fue su Presidente. EI 6 de febrero de 1924, en nombre de la Asociación, solicitó a la Dirección General de Comunicaciones autorización para instalar una emisora, solicitud que se otorgó, naciendo así Radio Barcelona. La emisión salió a las ondas con el indicativo EAJ-1.
EAJ-1 Radio Barcelona, la ”emisora decana”, fue inaugurada en Barcelona el 14 de noviembre de 1924 a las seis y media de la tarde. Emitía desde el Hotel Colón en la Plaza de Cataluña, en cuya azotea se instaló una antena de 30 metros de altura para asegurar la recepción. La locutora Maria Sabaté fue la primera voz que pudo oírse a través de los receptores de los poquísimos ciudadanos que disponían de aparato de radio, y la pieza musical que abrió la programación fue Granada, de Albéniz, interpretada por el Trío Torner.
Radio Barcelona presentó una programación inicial que incluía música, lectura de conferencias y avisos, crítica musical, crónica social, moda, crónica de deportes y lectura de cuentos infantiles. En diciembre de 1924 salía al aire el considerado primer informativo: Crónica, un espacio de diez minutos emitido diariamente a las 15 y a las 20 horas.
Los primeros oyentes barceloneses se reunían en torno al receptor para reírse con las travesuras de un impertinente niño de ocho años, Míliu, creado por el actor y ventrílocuo Josep Torres Vilalta, conocido como Toresky, creador de la radio benéfica, tan arraigada posteriormente, en los cincuenta y sesenta, y que le valió una medalla del Gobierno de la Segunda República Española.
La emisora fue un éxito tal que al cabo de un mes los promotores calculaban que sólo en la capital catalana había ya 80.000 receptores y medio millón en toda Cataluña.
En 1926 Radio Barcelona, que tenía problemas económicos y buscaba inversores, se fusionó con Radio Madrid, que había sido creada meses antes y pasó a llamarse durante un tiempo Unión Radio Barcelona. El 17 de junio de 1927 se realiza la primera emisión conjunta entre las principales emisoras de Unión Radio.
Los años treinta vienen marcados por la aparición de Catalunya Radio (Radio asociación de Catalunya) y la competencia entre las dos emisoras. Radio Barcelona es acusada de estar dirigida desde Madrid, y en 1934 comienzan las emisiones de radio en catalán.
Después de la Guerra Civil fue rebautizada como Radio España 1, emitiendo solo en español.
En los años cuarenta, la radio española registró un boom gracias a los seriales y el radioteatro, pero también a los concursos, los consultorios femeninos y los programas musicales. El cuadro escénico de Radio Barcelona fue creado por Armand Blanch en 1941, y entre sus éxitos más longevos se cuentan la serie policíaca protagonizada por el detective Taxi Key, creado por el guionista belga Luis Gosse de Blain en 1948 y que se mantuvo en la parrilla hasta 1962, y el programa de cuentos infantiles Tambor, escrito por Armand Matias Guiu, que se programó 17 años, entre 1955 y 1972.
Entre las fechas históricas de la emisora decana está la del 14 de noviembre de 1953, el nacimiento de los Premios Ondas. Entre los galardonados en esa primera edición: Eugenio d'Ors, Boby Deglané, Juan Viñas, Antonio Calderón y Pepe Iglesias, el Zorro.
Durante los años cincuenta retransmitió algunas obras de teatro en catalán, lengua que se reintrodujo gracias al locutor Enric Casademont, creador del personaje Pau Pi. También eran populares las crónicas diarias de Joaquín Soler Serrano. La emisora barcelonesa vivió uno de los momentos históricos del género: las inundaciones del Vallès. Se produjeron el 26 de septiembre de 1962 con el trágico resultado de 380 muertos y 280 desaparecidos. Joaquín Soler Serrano dedicó su programa a mantener informados del suceso a los españoles y promover ayudas para los damnificados. En 11 horas, se recaudó la friolera de cinco millones de pesetas.
En 1963 se creó el programa en catalán Radioscope, de Salvador Escamilla, desde donde se emitían canciones de Joan Manuel Serrat y de otros miembros de la Nova Cançó como Lluís Llach y María del Mar Bonet. El catalán estaba vetado en la radio, pero Escamilla y otros se las arreglaban para hablarlo.
En septiembre de 1976 se produjo un paso de gigante en cuanto al uso del idioma catalán en la radio. Radio Barcelona emitió el primer partido de fútbol en catalán. Fue un Barça-Las Palmas, y el locutor, Joaquim Maria Puyal. Ese mes, la emisora retransmitió desde Sant Boi la primera Diada Nacional de Cataluña tras la muerte de Franco.
Radio Barcelona ha sido escuela y plataforma de grandes comunicadores. Desde sus inicios creó un star system que, en muchos casos, ha atravesado los límites de Cataluña. Nombres como Joaquín Soler Serrano, Pepe Iglesias, el Zorro; Joaquín Prat, Maruja Torres, Jaume Figueras, Isabel Gemio, Inés Ballester, Fermín Bocos, Manuel Campo Vidal, Constantino Romero, Jordi González, Jordi Hurtado, Àngel Casas, Concha García Campoy, Joaquim Maria Puyal, Josep Cuní, Ferran Martínez, Fernandisco, Ramon Pellicer y un largo etcétera están vinculados a la emisora decana de la radiodifusión española.
Actualmente forma parte de la Cadena Ser, siendo el centro de producción donde se realiza la programación autonómica en lengua catalana de todas las emisoras de Unión Radio, La ventana, que presenta Gemma Nierga y A vivir que son dos días, con Montserrat Domínguez.

martes, 25 de noviembre de 2008

EAJ-2 Radio España

EAJ-2 Radio España fue una emisora de radio española, que emitió en la ciudad de Madrid por Onda Media entre 1924 y 2001.
EAJ es el indicativo internacional que corresponde a las emisoras españolas, y el guarismo es el número de orden cronológico de las licencias concedidas. Corría el mes de julio del año 1.924, cuando se concedieron las dos primeras licencias con muy pocos días de diferencia, primero a EAJ-1 Radio Barcelona y unos días después a EAJ-2 Radio España de Madrid. En el mes de octubre de dicho año comenzaron las pruebas de ambas emisoras, para comenzar a emitir oficialmente en el mes de noviembre, concretamente EAJ-2 Radio España de Madrid comenzó a emitir el día 10 de noviembre de 1.924 y EAJ-1 Radio Barcelona 4 días más tarde, es decir, el día 14 de noviembre de 1.924.
La emisora tenía 2.000 vatios de potencia, más que ninguna otra del momento, pero tuvo serias dificultades técnicas que produjeron su interrupción hasta que en 1925 reanudó sus emisiones con regularidad a través de una nueva sociedad. Suspendió sus emisiones el 5 de abril de 1925 y las reanudó de forma definitiva a partir de 1927.
La cadena inició sus emisiones el 10 de noviembre de 1924 a las seis de la tarde con un programa especial de salutaciones. Al acto inaugural, presidido por el Conde de Rodríguez San Pedro, acudió la flor y la nata de la sociedad madrileña. Todos los diarios de la capital se hicieron eco de los entresijos de la ceremonia.
El programa de la inauguración fue el siguiente:
1.- Seis de la tarde. Solemne inauguración de las emisiones de esta nueva empresa.
2.- Salutación de Radio España.
3.-Homenaje a los grandes músicos a cargo del sexteto de Radio España.
4.- Conferencia a cargo de D. Ricardo María Urgoiti, (fundador de la revista Radio Ciencia Popular y de la emisora Unión Radio), “culto ingeniero y erudito sinhilista” [sic].
5.- Canto por el notable tenor Enrique Mirayé.
6.- Concierto por el sexteto Radio España.
7.- Discurso de la elocuente señorita Cristina de Arteaga: La mujer en España.
8.- Concierto por el sexteto de la Estación.
9.- Canto del Himno de la Raza por un coro infantil de 40 niños.
10.- Salutación a cargo de D. Luis de Oteyza, presidente honorario de la Asociación de la Radio Española y director del diario “La Libertad”.
11.- Concierto por el sexteto de la Estación.
12.- Coro de voces infantiles: Lago, de Friedich Händel.
13.- Canto por el notable tenor Enrique Miravé.
14.- Lectura de unas cuartillas por el eminente dramaturgo, gloria del teatro contemporáneo. D. Manuel Linares Rivas.
A lo largo de las siguientes décadas, decenas de profesionales prestaron sus voces a las ondas de Radio España. Desde Ángel Soler, hasta Bobby Deglané, Joaquín Soler Serrano, Lola Cervantes, José María García, Encarna Sánchez, Miguel Ángel Nieto o más recientemente J.J. Santos, Iñaki Cano, Paco Lobatón, Teresa Viejo, Pepe Ribagorda, Roberto Arce o Alfonso Sánchez. Emitió programas tan emblemáticos para varias generaciones de españoles como Radio Hora (1972-1998), con Enrique Dausá y Rigoberto Ferrer.
En 1974 se creaba la emisora de frecuencia modulada: Radio España FM (97.2 del dial), más tarde llamada Top Radio, que fue una de las grandes impulsoras de lo que se dio en llamar la Movida madrileña. Uno de los hitos importantes en ese sentido fue la retransmisión en directo el 9 de febrero de 1980 del acontecimiento musical que dio el pistoletazo oficial del inicio del fenómeno: el concierto homenaje a Canito, batería del grupo Tos, en la Escuela de Ingenieros de Caminos de la Universidad Politécnica de Madrid, con la participación de Tos, Nacha Pop, Alaska y los Pegamoides, Los Rebeldes o Paraíso.
En 1975, al igual que ocurrió con otras emisoras privadas, el Estado obligó a la cadena a cederle el 25% de sus accionariado. Diez años después, en noviembre de 1985 la compañía Unión Ibérica de Radio presidida por Eugenio Fontán se hizo con el 75% de las acciones de la emisora, permaneciendo el 25% restante en manos del Estado.
En octubre de 2000, el Grupo Planeta se hacía con el 35% de las acciones de la cadena. Tan sólo ocho meses después se presentaba un plan de viabilidad que preveía una reducción de plantilla (y que afectaría al 81% de sus 208 empleados) y el alquiler de las emisoras a otros operadores. Ese mismo año se alcanza un acuerdo con Onda Cero para que ésta última transmita sus programas a través de la emisora de Radio España, lo que se hace desde julio de 2001. Desaparecía de ese modo de las ondas españolas la oferta generalista de una cadena con más de 75 años de historia.
En julio de 2007, el Grupo Planeta adquiere definitivamente el 100% de Unión Ibérica de Radio.

lunes, 24 de noviembre de 2008

La Saga de los Porretas

Emitido por la Cadena Ser, fue uno de los últimos ejemplos del género del serial radiofónico que había encandilado a los oyentes españoles durante las décadas de los cincuenta y sesenta.
Con guión de Eduardo Vázquez (autor del serial mítico Matilde, Perico y Periquín), y dirigida por José Fernando Dicenta hasta su fallecimiento en 1984, duró en antena doce años (desde el 5 de enero de 1976 hasta el 1 de julio de 1988).
El serial, sin embargo, se apartaba del patrón de sus predecesoras Ama Rosa, Simplemente María y tantas otras. Los dramas pasionales ya no resultaban del agrado del público, cuyos gustos habían ido evolucionado en los años previos. La comedia costumbrista sustituye al serial lacrimógeno. En plena Transición democrática, la gente se lo quiere pasar bien y prefiere el humor: La saga de los Porretas ofrecía 10 minutos diarios de divertimento con diálogos vivos. «El eje de la situación», era el abuelo, Segismundo Porretas, un vitalista total y un auténtico ligón a pesar de sus 80 años, alrededor del que giraba no sólo su familia, de clase media, sino una cantidad de personajes que daban pie a otras situaciones jocosas con su nuera Candelaria y sus “conflictivos nietos”. La acción se situaba casi siempre en casa del abuelo y en el Casino del Buen Jubilado.
Premio Ondas 1978 cuando se convirtió en el programa más escuchado de La Ser.
Fue el último trabajo que hizo Eduardo Vázquez para la histórica escuela de actores de Radio Madrid creada por Antonio Calderón.

La Saga de los Porretas lo hacían:

Manuel Lorenzo..... Abuelo Segismundo
Matilde Conesa..... Candelaria
José Fernando Dicenta/Fernando Alonso..... Avelino
Alfonso Gallardo..... Juanito
Matilde Vilariño..... Pepita
Carmen Tarrazo..... Tía Luzgarda
Jorge Sorel..... Honorio
Paco Barrero..... Aristóteles
José Luis Manrique..... Conserje del Casino
María Arias..... Piluchi
Alfonso Laguna..... Japonés
Carlos Mendy..... Don Hermógenes
José Enrique Camacho..... Saturnino Festón
Marta Puy..... Rosario (Bella Chulita)
Alfonso del Real..... Roque Cus-cus de la Ensenada

Ficha Técnica:
Guión: Eduardo Vázquez
Realización Técnica: Alfonso Hernández
Efectos Especiales: Esteban Cabadas
Realización Musical: Enrique Aroca
Dirección: José Fernando Dicenta

En 1996, Carlos Suárez dirigió la versión cinematográfica del serial, bajo el título "Los Porretas" con Alfredo Landa en el papel de Segismundo y Miriam Díaz-Aroca en el de Candelaria, acompañados de, entre otros, Manuel Alexandre, Valeriano Andrés, Queta Claver, Manuel Codeso, María Isbert y Javivi.
Aquí puedes escuchar un capítulo de la serie:

video

Escucha estos fragmentos emitidos por la Cadena SER en el programa Hablar por Hablar:

"El ligue de Juanito"

"Los temores de Tristeza":

jueves, 20 de noviembre de 2008

EAJ-6 Radio Ibérica

Desde que el 1 de octubre de 1922 se constituyó en Madrid el Radio Club de España con la finalidad de acoger en su seno a los interesados en la T.S.H. (Telegrafía Sin Hilos), e impulsar el desarrollo de la radio en nuestro país, cada vez más españoles se esforzaban por captar con sus aparatos de galena o lámparas las distantes emisiones inglesas o francesas que llegaban a España, así como las noticias meteorológicas y de prensa difundidas a las tres y media, y ocho y media de la tarde, por la estación “EGC” del Ministerio de la Guerra en Carabanchel y más tarde por la “EAA” de Aranjuez.
En aquellos albores de la radio en España surgieron aficionados a la emisión que pusieron sus propias señales en el aire a pesar de la prohibición oficial existente.
Durante 1923 la Compañía Ibérica de Telecomunicación, fabricante de equipos de comunicaciones, y dirigida por Antonio Castilla, decidió unirse con la Sociedad de Radiotelefonía Española, dirigida por Carlos De la Riva. De la fusión de ambos grupos surgió la nueva entidad Radio Ibérica, S.A., encargándose de su dirección técnica los hermanos Carlos y Adolfo De la Riva. . En 1923 se instaló en el Paseo del Rey nº 18 de Madrid un pequeño estudio en el taller de fabricación de válvulas electrónicas de la compañia, naciendo así Radio Ibérica.
A mediados de aquél año dieron comienzo en Madrid las emisiones experimentales de Radio Ibérica con un transmisor de 500 vatios diseñado y construido por los Hermanos de la Riva en los propios talleres Radio Ibérica, S.A. Programas musicales, culturales y mensajes comerciales sobre los propios receptores que fabricaban conformaban su parrilla de programación.
Sus emisiones, generalmente los jueves y domingos entre 7 y 9 de la tarde, eran de contenido imprevisible: música de gramófono, cuentos para niños, lecturas, recitales poéticos y algunas conferencias sobre temas diversos. El 22 de diciembre Radio Ibérica alcanzó un enorme éxito entre los madrileños radiando el sorteo de la Lotería de Navidad desde la Casa de la Moneda.
La señal de Radio Ibérica, en una longitud de onda de 392 m., se recibía sin problema en los receptores de galena madrileños, llegando incluso a captarse en Barcelona, Valencia, Zaragoza, Bilbao, San Sebastián, Sevilla y otras capitales.
El 12 de mayo de 1924 esta emisora empezó a emitir una programación diaria incluyendo conciertos del Teatro Real. El éxito de éstos últimos hizo crecer rápidamente la venta de receptores de su fabricación, íntegramente española. De los talleres de Radio Ibérica salían 1500 receptores al mes de varios tipos y precios, desde los de galena hasta los de válvulas. Sin embargo, gracias a los programas de radio, también aumentó la venta de los receptores extranjeros.
A partir del 30 de junio de 1924 la programación de Radio Ibérica incluía una transmisión de la hora oficial (comprobada con el Observatorio Central Meteorológico y la Torre Eiffel), noticias meteorológicas y previsión del tiempo para toda España.
Programación de Radio Ibérica (3 de Julio de 1924):
De 10 a 12 de la noche:
Primera parte:
Programa ejecutado por la célebre orquesta dirigida por el maestro D´Wtrys, “Jazz-Xilophonist”, “Besos de maja”, pasodoble; “April Showers”, Fox-trot; “Madre”, tango; “Ty Tess”, Fox-trot. A continuación la señorita Mercedes Nieto cantará los siguientes cuplés: “Rota la guitarra”, de Font de Anta, letra de J.Mariño; “José Manuel”, de Monreal Landeira, letra de E.Tecglen; “Por una flor”, de Ledesma, letra de Arisón.
Segunda parte:
A las once, transmisión de la hora oficial, noticias metereológicas y previsión del tiempo.
Tercera parte:
“Las estrellas”, conferencia de vulgarización astronómica, por el astrónomo del Observatorio de Madrid, Sr.Gastardi.
Cuarta parte:
“Sweet Melinda”, fox-trot; “Ramón Niza”, chotis; Canciones por la señorita Pepita García; “My Baby´s Armas”, fox-trot; “Legs Up”, one-step.
En 1925 emitía uno de los primeros boletines informativos, “Gaceta Radio”, que incluía crónicas, noticias, sucesos, información de provincias y del extranjero, la cartelera de espectáculos, la crítica teatral y notas de sociedad. Pero en España, al igual que en otros países, colisionaron los intereses económicos de la prensa establecida con el fenómeno emergente de la información radiofónica: los primeros ensayos de Radio Ibérica fueron acremente criticados en la prensa escrita, hasta el punto de que la emisora tuvo que abandonar su pretensión de emitir boletines informativos los domingos ante la presión de los periódicos, que entendían que así se quebraba el descanso dominical que disfrutaba la profesión periodística. Con todo, desde la primera semana comenzó a radiarse, de lunes a sábado, el boletín de Radio Ibérica.
No obstante, diversos problemas económicos y de competencia con otras emisoras emergentes hicieron que Radio Ibérica no pudiese mantener la programación diaria. Hay constancia en periódicos de la época en los que aparecen escritos quejándose por la interrupción de las emisiones:
“Radio Ibérica ha lanzado radiodifusiones diarias durante cierto tiempo; mas ha suspendido éstas; sin duda por considerar que de ellas se aprovechan no sólo sus clientes sino los de otras empresas, las cuales se negaron a colaborar en con los organizadores de las sesiones.”(La Libertad, 26 de marzo de 1924).
“Van transcurridos muchos días y no saborean los galenistas ninguna audición, ni concierto, teniendo que contentarse con percibir las emisiones que, aciertas horas del día lanza la emisora de Carabanchel.”(El Sol, 30 de abril de 1924).
La falta de ingresos para mantener el ritmo de emisiones fue la que llevó a la dirección de Radio Ibérica a buscar el apoyo de un grupo de comercios de material radioeléctrico de Madrid, que se asociaron con el nombre de Radio Madrid, para financiar cuatro horas de la programación de la emisora: de 18 a 19 horas y de 21 a 24 horas bajo el indicativo de la asociación: Radio Madrid. El acuerdo se inició el 12 mayo de 1924, mes a partir del cual coexistieron los dos nombres en una misma frecuencia radiofónica. Las emisiones regulares duraron hasta la llegada del verano.
Pese a emitir programas con cierta regularidad, cuando tuvo lugar la regularización de la radiodifusión comercial en España, esta emisora no solicitó el permiso oportuno, por lo que no fue la primera emisora registrada (la primera fue EAJ-1 Radio Barcelona), Radio Ibérica (EAJ-6) tardó en solicitar su licencia quedando relegada al “sexto puesto”.
En 1926 desaparecería definitivamente de las ondas dejando de emitir.

Ama Rosa

Radio Madrid y su «cadena de emisoras propias y asociadas» (la SER) emitía diariamente, a las cinco en punto de la tarde, Ama Rosa, uno de los seriales radiofónicos españoles más escuchados por la sociedad española de finales de los años cincuenta.
Estrenado en 1959 y escrito por Guillermo Sautier Casaseca y Rafael Barón, el serial narraba las desventuras de Rosa Alcázar, quien, ante la perspectiva de una presunta muerte inminente, propone algo milagroso al médico que le atiende: dar a su hijo, vivo y sano, al matrimonio que acaba de perder al suyo, los de la Riva, una familia acaudalada. Será un secreto entre Rosa, el médico y el marido de la mujer que acaba de dar a luz a un bebé muerto. Ésta no debe saber la verdad. Rosa no muere, pero deberá olvidar al niño nacido de sus entrañas que recibirá a cambio todo lo que ella no puede darle: carrera, dinero, posición. El amor de esa madre, finalmente, la llevará a colocarse como ama de cría de la familia y al servicio de su hijo, un joven malvado, rico y ambicioso que le hace la vida imposible. Ella lo soporta todo con gran resignación y guarda silencio hasta que consigue que el amor hacia su hijo triunfe sobre todas las cosas.

Similia similibus curantur (lo similar se cura con lo similar). Hacer llorar en una España que tenía suficientes motivos para el llanto, ese fue el éxito de Ama Rosa. Llorar con los seriales era como la tableta Okal, “un lenitivo del dolor”, según rezaba la canción publicitaria de la época. O como el Quitadolores Kital, patrocinador de los primeros seriales de Sautier.

Las voces que daban vida a los protagonistas de esta radionovela eran Julio Varela, Juana Ginzo (Ama Rosa), José Fernando Dicenta y Matilde Conesa entre otros.

La versión teatral en tres actos de Ama Rosa, escrita por Guillermo Sautier Casaseca, Fernando Vizcaíno Casas y Rafael Barón Valcárcel se estrenó el 29 de marzo de 1959 en el teatro Arriaga de Bilbao.
En 1960 León Klimowsky rueda, bajo el mismo título, la versión cinematográfica, protagonizada por Imperio Argentina.

En este enlace puedes escuchar un breve fragmento de Ama Rosa.

Juana Ginzo nos habla sobre Ama Rosa en "¿Te acuerdas? En algún lugar de la radio" de RTVE.

martes, 18 de noviembre de 2008

Matilde Conesa

Matilde Conesa (Madrid, 13 de abril de 1928) es una actriz de voz española.
Con una voz grave e inconfundible, es una de las más emblemáticas de la historia de la radio en España. Actriz forjada sobre todo en el medio radiofónico, estudió declamación en el Real Conservatorio de Madrid. Su carrera artística comenzó en 1947 cuando se presentó a una prueba en Radio Madrid para el programa Teatro en el Aire, en el que se interpretaban obras de teatro clásico y a través del cual se forjó el mítico cuadro de actores de Radio Madrid. Estaban grabando Los Episodios Nacionales (Benito Pérez Galdós) y necesitaban, para completar el reparto, voces femeninas.
El papel que le tocó,"afortunadamente para ella” (según sus propias palabras), consistía, básicamente, en reírse todo el tiempo. Dice "afortunadamente" porque su risa gustó, y el director Antonio Calderón le firmó un contrato por un año que se fue renovando hasta 1986 (casi cuarenta años estuvo en la SER).
Desde principios de los años cincuenta destacó en radionovelas como Lo que nunca muere (1952) de Guillermo Sautier Casaseca. Pero el personaje que le dio su mayor gloria fue el de Matilde en el serial Matilde, Perico y Periquín, que se emitió entre 1954 y 1971. También participó, desde 1959, en la popular Ama Rosa.
Con posterioridad, ya en 1982, sustituiría a su compañera Juana Ginzo, tras la jubilación de ésta, en el papel de Candelaria, en el último gran serial de la historia de la radio española, La saga de los Porretas, también en la Cadena SER.
Paralelamente a su trabajo en la radio, en 1950 empezó a trabajar como actriz de doblaje en pequeños papeles. Trabajando y aprendiendo pasó un tiempo, hasta que llegó la película Arroz amargo (1949, Giuseppe de Santis). En las pruebas de selección para doblar a la protagonista fue elegida. Esa mezcla de trabajo y suerte, según ella, supuso su primera "protagonista" (Silvana Mangano).
Matilde Conesa es una de esas presencias invisibles pero escuchadas, de las que permanecen para siempre. En la pantalla grande era la voz habitual de actrices de la talla de Lauren Bacall, Bette Davis o Anne Bancroft. Además de ello, dobló a actrices españolas como Amparo Rivelles en Alba de América o Katia Loritz en Las chicas de la Cruz Roja.
En televisión ha intervenido en las series de dibujos animados Vickie, el vikingo, D'Artacan y los tres mosqueperros y David, el gnomo. También fue la voz de la señora Bridges en Arriba y abajo, la Bruja Avería en La bola de cristal o de Angela Channing (Jane Wyman) en Falcon Crest.
A lo largo de su carrera artística ha recibido el Premio Ondas 1955 (Nacionales de radio, Mejor actriz); Premio Ondas 1971 (Nacionales de radio, Mejor actriz); Premio Ondas 1999 (Especial a toda una vida) y el Premio de la Unión de Actores 2007 (Premio especial Una vida de doblaje).

Escucha, en este enlace, la voz de Matilde Conesa doblando a Anne Bancroft en Grandes Esperanzas(1998).

Juana Ginzo

Juana Ginzo Gómez (Madrid, 21 de julio de 1922) es una actriz radiofónica española.
“Niña de la república, con madre anarquista y padre socialista”, como ella misma se define, trabajó limpiando casas durante la posguerra para ganarse la vida hasta que en 1946, tras presentarse al concurso de descubrimiento de nuevos talentos Tu carrera es la radio, pudo integrarse en la plantilla de actores de Radio Madrid (Cadena SER). En los años siguientes llegó a convertirse en una de las voces más emblemáticas de la radio española.
Su popularidad se incrementó especialmente en 1953 con Lo que no muere, Diego Valor (1954) y, sobre todo, desde 1959, cuando comenzó a interpretar el serial radiofónico Ama Rosa, de Guillermo Sautier Casaseca, auténtico fenómeno sociológico que con su emisión diaria “paralizaba la actividad del país, pendiente de las peripecias del personaje”.
Gracias a su éxito radiofónico pudo también intervenir en algunas películas como Novio a la vista(1954), de Luis García Berlanga, Los ladrones somos gente honrada (1956), de Pedro Luis Ramírez, El tigre de Chamberí (1957) o más recientemente, Bearn o la sala de las muñecas(1983), de Jaime Chávarri, Fuego Eterno(1985), de José Ángel Rebolledo, Werther (1986), de Pilar Miró, La estanquera de Vallecas (1987), de Eloy de la Iglesia y Antártida, de Manuel Huerga (1995).
Sus últimas actividades frente a un micrófono fueron sus colaboraciones con Concha García Campoy en Días de radio (1993), de Antena 3 Radio y más tarde, entre 1999 y 2003 en el programa Lo que es la vida que presentaba Nieves Herrero en Radio Nacional de España.
En su quehacer se incluyen también los libros Con un montón de años (2000), Parejas: el amor y otras libertades (2002) y Mis días de radio (2004).
En el 2005 recibió la Medalla de oro al Mérito en el trabajo por su labor como periodista, actriz de teatro, de cine y de seriales radiofónicos.

* Juana Ginzo y Luis Rodríguez Olivares hablan sobre el libro "Mis días de radio" en Cadena Ser

lunes, 17 de noviembre de 2008

En algún lugar de la radio

Acado de descubrir - voy un poco lenta- que RTVE tiene su propia página en Youtube (por supuesto con publicidad incorporada), y entre fútbol, avances de programación y tanto "amor en tiempos revueltos" me he encontrado esta pieza breve sobre las radionovelas españolas. Un regalito para los nostálgicos y en especial para mi madre, que aún se acuerda de Ama Rosa.


video

sábado, 15 de noviembre de 2008

Todos los ruidos de aquel día

Fue en Unión Radio donde, pocos días después de proclamarse la II República, comenzó a emitirse el radiodrama de Tomás Borrás Bermejo (1891-1976) "Todos los ruidos de aquel día. Telecomedia" (24 de Abril de 1931), una de las primeras piezas radiofónicas en las que los artificios sonoros alcanzaban presencia fundamental en una radio incipiente, en directo, apenas sin auxilios grabados. Al servicio de Tomás Borrás estaban los músicos Salvador Bacarisse (Director Artístico), Felipe Briones (Director Musical) y Conrado del Campo (Notas Musicales).
La idea de “Todos los ruidos de aquel día” es la de transcurso, la de progresión del ciclo diario para ambientar una tragicomedia “de circo”. Una dramatización de 24 horas aproximadas, como tiempo de ficción, en un ámbito sonoro colectivo: la ciudad; y sus voces: los tipos; y los elementos del entorno circense: sus sones reconocibles. Un asunto de circo: el despertar de los artistas, padre e hijo, en el cuarto de la pensión; los rumores de la ciudad en el trayecto de un taxi hasta la terraza del café, animada a la hora del aperitivo por los mil actos de la villa; la función en el circo, con sus músicas y sus números cómicos, y el habla internacional de los personajes; la huida del galán y la dama en avión, el zumbido triunfal de los motores El autor divide el texto teatral no en “actos” sino en seis “discos” o cortes/secuencias temporales que encadena un narrador al que llama “Voz del Destino”.
No se conserva registro de “Todos los ruidos..”, porque el uso del magnetófono se introduce como rutina de producción cuando avanza el decenio del cincuenta, pero el libreto está editado simultáneamente a la emisión, y hubo extensa información en la sección teatral (atención, teatral) del diario “El Sol ”, de Ricardo Urgoiti, propietario a la vez de Unión Radio.

El 23 de marzo de 2009 la Orquesta Sinfónica de RTVE ha puesto en escena la obra de Borrás bajo libreto original:


Pedro Pablo Ayuso

Pedro Pablo Ayuso (Burgos, 4 de agosto de 1917 - † Madrid, 8 de octubre de1971).
Fue uno de los más destacados actores de voz en España durante el siglo XX.
Llegó a Madrid con 12 años de edad. Inició su carrera como cantante de ópera pero debido a una enfermedad tuvo que abandonar. Estudió declamación en el Conservatorio de Madrid.
Comenzó como actor en los años cuarenta en Radio Madrid – Cadena SER-, emisora en la que desarrolló la mayor parte de su carrera. En 1946 participó en el espacio “Tu carrera es la radio” y debutó como actor en la obra radiofónica “Historia de un piano”, escrita por Vicente Marco.
Su éxito comenzó con el papel de Carlos en la radionovela “Lo que no muere” y sus participaciones en “Teatro del Aire”, aunque su papel más importante fue el de Perico, el patriarca de la radionovela de humor Matilde, Perico y Periquín, que interpretó durante más de 15 años, desde 1955 hasta que falleció. Su muerte provocó la cancelación de la serie.
El gran éxito de la radionovela convirtió la voz de Ayuso en una de las más populares de España durante los años cincuenta y sesenta. Consiguió dos Premio Ondas en 1960 y en 1971 a título póstumo.
Realizó trabajos como actor de doblaje en varias películas (Maravilla, El Torero, Pepe, La Noche de los Maridos) y como actor de cine en tres películas: Sobresaliente (Luis Ligero, 1948), Paz y La Revoltosa (ambas de José Díaz Morales, 1949). Igualmente, participó en numerosos seriales de Antonio Calderón y de Guillermo Sautier Casaseca en Radio Madrid
El 8 de octubre de 1971 al salir del trabajo sufrió un infarto. Moría a los 54 años de edad.

viernes, 14 de noviembre de 2008

Teresa de Escoriaza

La escritora y periodista vasca Teresa de Escoriaza pertenece a ese pequeño grupo de pioneras dotadas de una fuerte personalidad y de una gran voluntad que a comienzos del siglo XX comenzaron a ocupar espacios tradicionalmente reservados a los hombres. Fue una de las primeras mujeres que ejerció su profesión como corresponsal de guerra, y como tal, se trasladó a los escenarios de los conflictos bélicos desde donde enviaba sus crónicas.

Teresa María de la Concepción Escoriaza y Zabalza (San Sebastián, 7 de diciembre de 1891-18 de julio de 1968) realizó estudios de bachillerato en el Instituto Cardenal Cisneros, en Madrid, en la Académie de Bordeaux (Francia), donde obtuvo un diploma de profesora de enseñanza elemental en 1910, y en las Universidades de Madrid y Liverpool (Bulletin, 1946; Anónimo, 1968). En 1917, a la edad de veinticinco años, se embarcó por primera vez en Barcelona con destino a Nueva York.

Su ingreso en el periodismo escrito se debe a unas crónicas que envió al periódico La Libertad sobre la ciudad de Nueva York donde estaba residiendo en aquel momento. Los escritos están fechados en 1920 y fueron firmados con un pseudónimo masculino, el de Félix de Haro. Los reportajes obtuvieron tanto éxito que multiplicaron las conjeturas sobre la verdadera identidad que se escondía tras el nombre ficticio: “ Unos se lo figuraban joven, animoso, decidido, fulgente la mirada, atrevido y suelto el ademán, retorcido sobre el labio el mostacho, a la borgoñona; otros lo imaginaban entrado en años, rapado a la inglesa...Nadie imaginó que Félix de Haro pudiera ser una mujer joven, bellísima, rubia como una Gretchen, delicada y sensible como una Ofelia. Había pasado la edad de Julieta y no llegaba a la de Carlota de Werther” (Sánchez, 101).

La imagen gráfica que nos ha quedado de esta pionera de la radio es una instantánea publicada por la prensa española en mayo de 1924. En ella se ve a Teresa de Escoriaza ante un enorme micrófono de Radio Ibérica. La fotografía fue tomada durante la retransmisión de la
Primera conferencia sobre la situación de la mujer en España pronunciada por la escritora el 22 de mayo de ese mismo año:

“…Aunque los prejuicios milenarios continúen privándonos de recibir una educación amplia y só-lida,por impedirnos asistir a los centros culturales; aunque las costumbres absurdas sigan apar- tándonos de la vida activa, confinándonos al hogar, convertido así en cárcel; aunque las leyes injustas nos obliguen a ocupar un lugar secundario en el mundo consciente, las ondas redentoras, por-tadoras del alimento espiritual, llegarán de hoy en adelante hasta nosotras…”

Teresa de Escoriaza, muy interesada en los problemas de las mujeres de la época, pone en antena una serie de conferencias sobre este tema de marcado carácter feminista. Se encargó, además, de la realización de otro programa “Curso de francés para españoles”, que era seguido por “todo” Madrid, siempre de acuerdo con las informaciones recogidas en el periódico La Libertad, donde la escritora trabajaba habitualmente. Con estos cursos, Escoriaza fue la precursora de la radio-educativa.

María Sabaté

Radio Barcelona, una de las emisoras española más antiguas, nació el 14 de noviembre de 1924 a las seis y media de la tarde. Fue alumbrada en el hotel Colón, en la misma plaza de Catalunya, en cuya azotea se instaló una antena de 30 metros de altura para asegurar la recepción. La emisión salió a las ondas con el indicativo EAJ-1. La locutora Maria Sabaté fue la primera voz que pudo oírse a través de los receptores de los poquísimos ciudadanos que disponían de aparato de radio, y la pieza musical que abrió la programación fue Granada, de Albéniz, interpretada por el Trío Torner. El alcalde, el barón de Viver, inauguró los estudios, en varias habitaciones del hotel. El día señalado como el de su inauguración oficial es el elegido para la entrega de los premios Ondas.

Maria Sabaté fue contratada por el Departamento de Publicidad, dirigido por Eduardo Gaztambide en la Revista Radio Barcelona entre 1924 y 1926, como mecanógrafa, por lo que su incursión ante el micrófono es producto de acontecimientos improvisados y casuales.

Mª Ángeles Fernández

María de los Ángeles Fernández García fue la primera mujer técnico de sonido en la radiodifusión española. Nacida en 1905, comenzó a trabajar en 1927 en el "control de sonido" de Radio Barcelona donde estuvo en activo hasta 1965 (hay que señalar que incluso en los años de su jubilación no era frecuente encontrar a mujeres en la radio española desempeñando trabajos técnicos). Era sobrina de Joaquín Sánchez Cordovés, un ingeniero que fue nombrado director de Radio Barcelona, tras una etapa como encargado técnico en la que consiguió importantes mejoras en la calidad del sonido. (Balsebre: Historia de la Radio en España)

Josefina Carabias

Josefina Carabias (Arenas de San Pedro, Ávila, 19 de julio de 1908 - † Madrid, 20 de septiembre de 1979) fue la primera española periodista si entendemos por tal a quien trabaja en una redacción y hace de este oficio su modo de vida.
No fueron precisamente sus padres, agricultores y ganaderos, los que la animaron a salirse del camino tradicional que solían coger todas las chicas de su edad, sino una fuerza de voluntad personal que la llevó hasta Madrid donde estudió la carrera de Derecho.
A principios de los años treinta, mientras se disponía a ser registradora de la propiedad, Josefina descubrió el periodismo gracias a su tío Vicente Sánchez Ocaña, redactor jefe de la revista Estampa. Éste le pidió un día unas notillas sobre la Residencia de María de Maeztu donde Josefina residía, notillas que le parecieron muy interesantes y que publicó tal cual en su semanal. A continuación mandó hacer a su sobrina una entrevista a Victoria Kent, recientemente nombrada Directora General de Prisiones y así empezó « la noria » como lo cuenta ella misma, « me encontré periodista conocida en dos o tres meses »
Durante los años treinta fue cronista parlamentaria de los diarios Ahora y La voz, al tiempo que colaboradora en el primer programa informativo de la radio española: La palabra (07-10-1930) de Unión Radio , que con tres ediciones diarias de 20 minutos se basaba en las informaciones de la agencia Febus (boletines especiales). En esta última labor, tuvo ocasión de retransmitir el homenaje a Miguel de Unamuno en la Universidad de Salamanca
Fue su popularidad durante la República y su sentido político los que la hicieron pensar en la candidatura al Congreso. Había pocas mujeres implicadas en política: Victoria Kent, Clara Campoamor, Margarita Nelken y más tarde Dolores Ibárruri. Es imposible hablar de ellas como feministas, porque eran en sí mismas mujeres que vivían como ejemplos naturales de lo que otras pretendían, que habían pasado por una universidad todavía casi exclusiva para hombres, y que trabajaban en profesiones duras y peligrosas
Al regresar a España, en 1942, pasó seis años trabajando para Radio Nacional y otros medios con el seudónimo de “Carmen Moreno”.
En 1959 se traslada a París como corresponsal del Diario Ya. En este rotativo permaneció el resto de su carrera profesional, hasta casi su fallecimiento. Se dedicó también a la traducción y escribió varios libros de reportajes y biografías.
Estuvo casada con el abogado y economista José Rico-Godoy. Su hija Carmen Rico-Godoy, también se dedicó al periodismo y a la escritura.

Matilde Vilariño

Matilde Fernández Vilariño (1924) es una actriz de voz española. Iniciada en la interpretación a través del teatro, en los años 40 se incorpora al cuadro de actores de Radio Madrid (Cadena SER), donde cosechará sus mayores logros profesionales que convirtieron su voz aniñada en una de las más populares de España a lo largo de cuatro décadas.
Especializada en doblar a niños o poner su voz a personajes infantiles, posiblemente el más destacado de su carrera radiofónica fue el del niño Periquín en el serial Matilde, Perico y Periquín, que interpretó durante 16 años (entre 1955 y 1971).
Posteriormente participaría en la igualmente célebre La Saga de os Porretas, también en la Cadena SER, entre los años setenta y ochenta.
Fuera del medio radiofónico su trabajo como actriz de doblaje ha sido prolífico: fue la voz del niño Pablito Calvo en una de las películas más recordadas de la historia del cine español, Marcelino pan y vino (1955). Intervino en el doblaje de Ciudadano Kane, Excalibur, Ana Karenina, Amarcord, Lawrence de Arabia y un largo etcétera.
Para televisión, otro de los famosos personajes infantiles que cobraron vida en castellano gracias a la actriz fue el de la Abeja Maya, en la serie japonesa de dibujos animados emitida por Televisión española en 1978. También intervino en el cuadro de actores de doblaje de otras series de dibujos como Vickie, el vikingo, Ruy, el pequeño Cid, El bosque de Tallac o Los Caballeros del Zodiaco.
En 1960 recibió el Premio Ondas (Nacionales de Radio) como Mejor Actriz.

Matilde, Perico y Periquín

Con guión de Eduardo Vázquez (autor de “La Saga de los Porretas”) y en tono de comedia costumbrista, “Matilde, Perico y Periquín” narraba, en episodios diarios de entre 10 y 15 minutos, la vida cotidiana de una familia típica española que intenta sobrevivir “aparentando”; en contraste con su hijo Periquín, un niño de cinco años, revoltoso, que acude a la escuela de Doña Pepita Cifuentes, y que siempre dice la verdad, poniendo así en evidencia a sus padres. Periquín, hijo de Perico y Matilde, en palabras de su creador, Eduardo Vázquez, «no es un chico travieso. Tiene cinco años; va al colegio de doña Pepita Cifuentes, una maestra solterona y con gafas, que sigue creyendo que llenar planas de palotes sirve para algo; le gusta correr, brincar, llenarse de aire y de sol e imaginarse para sus juegos las más divertidas escenas». El serial, que comenzó a emitirse el 30 de marzo de 1955 por la Cadena SER, tuvo un enorme impacto en la audiencia española, lo que le permitió mantenerse en las ondas durante 16 años hasta el fallecimiento del actor que interpretaba a Perico, acaecido el 8 de octubre de 1971. Las voces que daban vida a esta familia española eran las de Matilde Conesa (Matilde), Pedro Pablo Ayuso (Perico), Matilde Vilariño (Periquín), Carmen Martínez, (vecina Doña Asun, la “metomentodo”), Juana Ginzo (Doña Pepita) y Agustín Ibáñez (Evaristo). Tal fue el éxito del espacio, que la idea se llevó a la imprenta y en 1958 se publicó Matilde, Perico y Periquín, un libro de cuentos infantil escrito por el propio Vázquez. Le seguirían Nuevas aventuras de Matilde, Perico y Periquín (1959), Periquín y sus amigos (1960) y Periquín y Gustavín (1961). Merece la pena mencionar, igualmente, la popularidad que alcanzó la canción del Cola-Cao, empresa patrocinadora de la emisión (Nutrexpa).







Matilde Vilariño y Pedro Pablo Ayuso

video